El presidente de Voces Contra el Terrorismo pide contundencia al Ejecutivo de Rajoy y exige aplicar la Ley de Partidos para ilegalizar al brazo político de ETA presente en las instituciones. Además, pide el cese de los beneficios penitenciarios concedidos a los presos de ETA para evitar que terroristas como Lasarte salgan en libertad.

REDACCIÓN VCT.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, instó este martes en sesión plenaria en el Senado a Amaiur a “que pida la disolución definitiva de la banda terrorista ETA” en lugar de aprovechar sus intervenciones en el parlamento para defender a sus presos. Respondió así a Iñaki Goioaga, representante de Amaiur, quien expuso en su intervención “supuestos malos tratos y abusos a los miembros de ETA cuando son detenidos e interrogados en las dependencias policiales”.

Para Voces Contra el Terrorismo, el presidente del Gobierno debe aplicar de forma inmediata la Ley de Partidos y emplear todos los instrumentos necesarios del Estado de Derecho para ilegalizar a Amaiur por “pertenecer al brazo político de ETA”. Por su parte, el presidente de VCT recuerda a Mariano Rajoy que “la derrota de ETA no está en pedirle a Amaiur-ETA su autodisolución, sino en actuar con contundencia y emprender su ilegalización para que los representantes de la banda terrorista no continúen ni un minuto más en las instituciones”.

Francisco José Alcaraz pide, además, “detener cuanto antes a Josu Ternera, quien permanece aún fugado de la justicia española, por todos los asesinatos que pesan sobre sus espaldas y como supuesto ‘cabecilla’ de la banda, según han señalado diversos medios de comunicación en los últimos días”. Para Alcaraz, que Ternera siga en libertad y manejando los hilos de la organización terrorista “es una humillación sin parangón para las víctimas del terrorismo, más aún cuando el Gobierno tiene conocimiento de su paradero y no hace nada para ejecutar su detención”.

En cuanto a los presos de ETA, Alcaraz pide el cese de los beneficios penitenciarios a través de la ‘vía Nanclares’ para evitar que a terroristas como Valentín Lasarte, asesino de Gregorio Ordóñez entre otros, les sean concedidos “ningún tipo de permisos”. Alcaraz tilda de “humillante” que asesinos como Lasarte “salgan en libertad bajo la atónita mirada de los familiares de sus asesinados”.