Reproducimos a continuación un artículo de Francisco José Alcaraz, presidente de Voces Contra el Terrorismo, con motivo del aniversario de la masacre de ETA contra la casa Cuartel de Zaragoza que acabó con la vida de su hermano y sus dos sobrinas

Hoy 11 de diciembre, 26 años después del asesinato de mi hermano Ángel de 17 años, de mis sobrinas gemelas Miriam y Esther de 3 años, y de quedar heridos mi hermana Rosi y mi cuñado Juan, en el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, y después de 26 años confiando en la justicia que nos prometieron los distintos Gobiernos y de confiar en el Estado de Derecho, con mucha tristeza, 26 años después, tengo que decir que sus asesinatos han sido legitimados.

26 años después, ¿Dónde están los asesinos? ¿Dónde está mi familia? ¿Dónde está España?
Hemos perdido, no porque mi familia se haya rendido, no porque mi familia haya renunciado a la justicia. Hemos perdido porque el Gobierno de España, el de Rajoy, la mayoría de la oposición al Gobierno (no la oposición al proyecto de ETA), y la mayoría de los españoles, han permitido y siguen permitiendo que ETA y su brazo político alcance gran parte de los objetivos por los que asesinaron y secuestraron durante años.

Dos fotos:

1ª TERRORISTAS
Salen sonrientes de la cárcel, por la coartada utilizada por Rajoy resguardándose en el TEDH o por la vía Nanclares que acerca y excarcela a los asesinos de ETA.
Mientras, ETA desde los ayuntamientos, diputaciones y Congreso se siente envalentonada.

2ª MI FAMILIA
Traicionada por el supuesto “Estado de Derecho”, traicionada por PP y PSOE, traicionada por una asociación que hoy existe gracias al trabajo de unos pocos, a la que hace años la sacamos de la quiebra, la directiva de la AVT como marioneta del PP por intereses espurios. Traicionados por muchos españoles que por acción, omisión o por la falta de información gracias a la inefable colaboración de la mayoría de los periodistas que hacen el juego al PP o al PSOE, nos han dejado solos.

Ángel, mi hermano. Miriam, Esther; he hecho todo lo que está en mis manos para que se os haga JUSTICIA, pero no lo he conseguido. España en su conjunto os ha traicionado, pero aún quedamos personas que siendo conscientes de que somos minoría, no nos hemos rendido. Son las personas que aún me dan fuerzas en los momentos más difíciles, son las menos, pero son las buenas.

Hemos llegado hasta tal punto de infamia que el Ministro de Interior y la asociación, que tenía que defender vuestra memoria, dignidad y justicia, la actual AVT, el año pasado nos excluyó del homenaje en vuestro 25 memorial.
Esta situación me trajo a la mente una frase muy acertada de George Bernanos
“El honor de un pueblo pertenece a los muertos, los que viven sólo lo usufructúan”.

Reconozco que el recorrido que me queda es muy difícil. Primero ETA intentó silenciar vuestra voz con pistolas y bombas, luego la sociedad española en aquellos años de plomo; le siguió Zapatero con el proceso y lo continúa Rajoy con el beneplácito de una parte de la actual sociedad de españoles que no se merecen vuestro sacrificio por España.

Aún así, a pesar de las dificultades y llegado a este punto donde nada tengo que perder, seguiré exigiendo justicia, porque el día que deje de hacerlo seré cómplice de los que os han traicionado.

Ángel, Esther y Miriam por vosotros 26 años después seguiré trabajando por la memoria, dignidad y JUSTICIA.