Los asesinos de Miguel Ángel Blanco, el matrimonio etarra formado por Txapote y Amaia, han sido trasladados a una prisión de La Coruña para disfrutar de su derecho “a comunicarse”. Tendrán, al menos, dos contactos mensuales, uno familiar y otro “íntimo”.

(Libertad Digital) Según informa Fernando Lázaro en El Mundo, la Administración, tras atender un requerimiento del juez central de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional, ha decidido reagrupar en la misma cárcel a Txapote y a su mujer, asesinos del concejal del PP Miguel Ángel Blanco.

Concretamente, Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, autor de los disparos que acabaron con la vida de Blanco, y su compañera sentimental, la también etarra Irantzu Gallastegi, Amaia, condenada también por el mismo asesinato, ya están juntos en una prisión de La Coruña. Allí, podrán verse dos veces al mes sin tener que viajar.

Según explicaron a El Mundo fuentes penitenciarias, Amaia informó a la Audiencia Nacional de que Ministerio del Interior no estaba accediendo a “su derecho a comunicar” con su marido. El juez le ha dado la razón, y ambos ya han sido trasladados a la citada cárcel gallega, donde existe un módulo especial para madres e hijos menores de tres años.

A partir de ahora podrán disfrutar de un encuentro íntimo al mes y, al menos, de otro considerado como “familiar”.

Txapote y Amaia eran miembros del grupo Donosti, que asesinó, entre otros, al citado Miguel Ángel Blanco, Fernando Múgica, Gregorio Ordóñez y José Luis López de Lacalle.