ÁNGEL BERAZADI URBE asesinado el 8 de abril de 1976 en Elgoibar.

VICENTE SÁNCHEZ VICENTE asesinado el 8 de abril de 1981 en Baracaldo.

JOSÉ MANUEL CRUZ MARTÍN asesinado el 8 de abril de 1991 en Baracaldo.

A la 1:45 de la madrugada del 8 de abril de 1976, tras permanecer veinte días secuestrado por ETA, apareció el cadáver del industrial ÁNGEL BERAZADI URBE en una cuneta de la carretera comarcal Elgóibar-Azcoitia, en el Alto de Alcorta. Boca arriba, con los ojos cubiertos por unas gafas de soldador y un tiro en la nuca.Ángel era director gerente de la empresa que fabricaba las máquinas de coser Sigma, de la que se hizo cargo tras el fallecimiento de su suegro y fundador de la empresa, Eulogio Estarta, en 1955. En la tarde del 18 de marzo de 1976, a la salida de la empresa, un grupo de terroristas le obligó a dirigirse con su coche a un área de servicio de la autopista Bilbao-Behobia. Allí abandonaron el vehículo de Ángel y el que llevaban los terroristas, y se introdujeron en un tercer coche con el que se dirigieron al caserío Ipiola, en Itziar.

Ángel Berazadi Urbe tenía 58 años. Había nacido en Zaráuz en el seno de una familia modesta. Treinta años antes de su secuestro y asesinato entró a trabajar en la empresa Estarta y Escenarro S.A. Posteriormente se casó con la hija del fundador, Carmen Estarta, con la que tuvo cinco hijas y un hijo. La familia abandonó el País Vasco después del asesinato.

A las tres de la tarde del 8 de abril de 1981, ETA asesinaba en la localidad vizcaína de Baracaldo al policía nacional VICENTE SÁNCHEZ VICENTE. Dos encapuchados le dispararon instantes después de haber dejado a la puerta del colegio de Santa Teresa a su hija menor, Olga, de cuatro años de edad.Vicente se dirigió a su vehículo y, antes de que hubiera cerrado la puerta del mismo, dos encapuchados, que habían salido de un coche aparcado en las inmediaciones, efectuaron varios disparos a bocajarro.

Vicente Sánchez Vicente, de 32 años de edad, era de la localidad salmantina de Fuentes de San Vicente. Llevaba ocho trabajando en el País Vasco y estaba adscrito al equipo de desactivación de explosivos de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao. Estaba casado y tenía dos hijas de 7 y 4 años. Tras el funeral, fue trasladado a Salamanca, donde fue enterrado.

Diez años después, el 8 de abril de 1991, y también en Baracaldo (Vizcaya), ETA asesinaba de nuevo a un policía nacional. JOSÉ MANUEL CRUZ MARTÍN, agente de la escala básica, murió como consecuencia de la explosión de una bomba adosada a los bajos de su coche cuando circulaba por la calle Juan de Garay, a unos 200 metros del cuartel de la Policía. Eran aproximadamente las siete y media de la tarde.Su mujer, Catalina Rebollo Samaniego, que le acompañaba, resultó herida grave en las piernas y tuvo que ser trasladada al Hospital de Cruces. Estuvo incapacitada 270 días.

José Manuel Cruz Martín, natural de Huelva, tenía 27 años. Su mujer, 24. Había ingresado en la policía en 1988 y estaba destinado en el País Vasco desde el 1 de febrero de 1989. El matrimonio no tenía hijos.